Facebook Saborea Campo de Criptana  Blog Saborea Campo de Criptana  Canal Youtube Saborea Campo de Criptana    Atención al Cliente: 682 806 908     Main content translation
Saborea Campo de Criptana

Usuario
Clave

¿Olvidó su Contraseña?

Reg. Cliente  -   Reg. Tienda


Precios con IVA incluido






Noticias / Actualidad - Saborea Campo de Criptana
GANADORES DEL CONCURSO DE MICRORELATOS
26/06/2015 - Saboreacampodecriptana.com

  ° El jurado y la organización han tomado su decisión.

Tal como se especifica en las Bases del Concurso, hoy día 26 de junio, publicamos el nombre de los relatos ganadores del I Concurso de Micro-Relatos SaboreaCriptana.

Tras el periodo de exposición pública en nuestra página de Facebook, después de contabilizar los “Me Gusta” obtenidos por cada uno de los trabajos, el Jurado del Concurso, compuesto por la escritora Doña María Zaragoza y la organización del Concurso, el resultado ha sido el siguiente:

Premio en la categoría Menores de 18 años:

  • Relato número 5. Que la lectura te acompañe.
  • Autora: Dulce María Manzaneque González

Premio en la categoría MAYORES de 18 años:

  • Relato número 1. El Loco amor.
  • Autora: Gloria Torrillas Santos

Enhorabuena a los ganadores en particular y a todos los participantes en general por el buen trabajo realizado.

El resultado de los votos en Facebook está publicado en una de las imágenes adjunta, acompañado del nombre de los autores.

A continuación, podéis disfrutar de los relatos ganadores, y en nuestra página de Facebook (https://www.facebook.com/saboreacriptanaWEB), están todos disponibles. 



     

Información Añadida:

Relato núm. 05 - Que la lectura te acompañe

(Dulce María Manzaneque González)

“-La suerte nos acompaña, amigo Sancho – exclamó Don Quijote- ¿Ves aquellos descomunales…”- Daniela repetía una y otra vez en su cabeza… - Pues hacía mucho tiempo, mientras estaba de viaje por un pueblecito de la Mancha llamado Campo de Criptana con un compañero llamado Juan, al que le encantaba leer, este leía en sus ratos libres el Quijote.

A nuestra protagonista, le causaba mucha curiosidad cómo Juan leía en voz bajita y subrayaba cada frase que le gustaba.

 

Una vez, mientras visitaban los Molinos de viento de este pueblo, Juan le contó que Don Quijote de la Mancha, acompañado de un tal Sancho, luchó contra estos molinos creyendo que eran gigantes, y Daniela se sorprendió mucho, ya que nunca antes lo había escuchado, pues no le gustaba mucho leer este tipo de libros.

Siguieron andando por un camino cercano, y esta vez, pararon a comer algo y a descansar.

Estaba ya atardeciendo, cuando Daniela cogió prestado el libro, y abriendo una página al azar leyó esa frase tan característica que no se le conseguía ir de la cabeza, pues en cada momento, la suerte debía acompañarles en aquel viaje tal y como acompañó a Don Quijote y a Sancho.

 

Pasaban los días y cada vez, tanto este pequeño pueblo como su compañero, iban enseñándole a nuestra protagonista lecciones de vida, más que de otra cosa, pues el libro le hacía entender mejor las cosas y, a la vez, aprendía sobre la cultura de estas tierras, que tan rica es.

Pero ahí no se acaba todo, ya que cuando creía que la suerte le estaba acompañando y todo era tan enriquecedor, le tocaba volver a la rutina, rutina en la que Daniela perdía la ilusión de la vida y nada parecía tener sentido para ella, pues estaba tan metida en terminar sus estudios con buenas notas, que se olvidó de lo que realmente importaba.

Pero un día, en el que tenía un examen final, se sentía tan agobiada que empezó a recordar aquel viaje, aquella fantasía que vivió durante unos días, aquella aventura tan aleccionadora, y se dio cuenta de que no aguantaba más.

Por lo tanto, llamó a Juan, que tan especial se había vuelto para ella, y este acudió rápidamente a su llamada y se llevó el Quijote con él, por si más tarde les apetecía leer algún que otro capítulo para evadirse del estrés que en ella habitaba; y sí, parece que funcionó, y esto consiguió que Daniela realizara su examen con tranquilidad, recordando aquellas palabras del libro: “ –La suerte nos acompaña, amigo Sancho…”, pues para ella, estas palabras le acompañarían siempre, y tanto la lectura, como su compañero Juan, se volvieron esenciales para ella, pues le beneficiaban tanto, que no pudo dejarlos atrás.

Desde entonces decidió dedicarse a escribir libros en los que, a través de sus experiencias, ayudara a más gente que se sentía como ella cuando era una estudiante.

 

 

Relato 01 - "EL LOCO AMOR"

(Gloria Torrillas Santos)

La suerte nos acompaña amigo Sancho-exclamó Don Quijote-¿Ves aquellos descomunales muros abanderados por los hermosos trigales?
Sí-respondió Sancho secándose el sudor
Pues por fin nos hemos hallado. Aquí es donde vive mi esperada y bella Dulcinea-dijo Don Quijote
¿Y ahora que haremos, mi señor? preguntó Sancho, entre el cansancio y el calor.
Muy sencillo, mi querido Sancho, Iremos hasta allí y preguntaremos por mi princesa. Seguramente me esté esperando como yo tanto la he añorado-explicó Don Quijote.
Asique eso hicieron, siguieron caminando entre los secos y rudos caminos manchegos hasta llegar a los portalones que anunciaban la casa de Dulcinea. Al poco tiempo de tocar al llamador alguien abrió. Una mujer bajita, regordeta, ataviada con mandil y paño en la cabeza.
¿Que se les ofrece, en que les puede ayudar una servidora?-preguntó la mujer.
Buenos días mujer-saludó simpático Sancho-por mí un vaso de agua estaría bien...
Vengo buscando a mi adorada Dulcinea-arremetió con prisa Don Quijote-me han contado que es aquí donde vive mi princesa y después de tanto tiempo por fin la he encontrado, Vengo a prometerle mi amor.
Perdone que sea indiscreta, ¿pero quién es vuestra merced?-preguntó curiosa la sirvienta.
He aquí presente Don Quijote, y él, mi fiel amigo y siempre escudero Sancho Panza-explicó así Don Quijote.
Ah.... así que es vuestra merced Don Quijote, el mismo que se enfrentó a los gigantes criptanenses, ¿no es así?-exclamó entre carcajadas.
¡Así es!-afirmó orgulloso Don Quijote.
Pues si es así, he de decirle que su esperada Dulcinea no se encuentra en casa. Se marchó. Decidió no esperarle más, se cansó de tan loco amor...
Y de repente, así como se deslizaban por sus sienes los brotes del calor, por unos minutos Don Quijote se deslizó a la triste realidad.

 

 

   
• Conócenos  About Company
• Noticias / Actualidad
• Contacte con nosotros
• Como Comprar
• Condiciones de Compra  About Company • Aviso Legal
Centro Tecnológico Alcázar
Diseño y Desarrollo